Cómo Baptist Health está utilizando la impresión 3D para revolucionar la cirugía de reemplazo de hombro

Impresora 3d imprimiendo hueso del hombro

La impresión 3D ha existido desde hace un tiempo. Lo creas o no, las primeras impresiones en 3D se crearon a principios de los años ochenta. Al igual que muchas tecnologías, ha mejorado, madurado y ahora es convencional. El cuidado de la salud es uno de esos campos donde la impresión 3D se está utilizando en muchas de sus especialidades, desde la impresión de prótesis, implantes, aparatos auditivos, hasta un proceso llamado bio-impresión donde las impresoras 3D están en prueba para que eventualmente puedan producir órganos como el hígado.

Uso de la impresión 3D para revolucionar la cirugía de reemplazo de hombro

En el campo de la ortopedia, un médico con sede en Miami en el Miami Orthopedics & Sports Medicine Institute, parte de Baptist Health, está promoviendo un nuevo tipo de cirugía de reemplazo de hombro. Me reuní con el Dr. John Uribe M.D., director ejecutivo médico del Instituto para aprender cómo él y su equipo están aplicando la impresión 3D para revolucionar este campo. Aquí está lo que aprendí.

Entré en la habitación donde están haciendo la impresión 3D y vi una impresora Ultimaker 3 ocupada imprimiendo la cabeza humeral de un paciente para que puedan estudiarlo y ver cómo el implante se ajusta al paciente. Sí, los huesos del paciente real que serán operados. Sé que te estás preguntando, ¿cómo pueden obtener una réplica de los huesos del paciente? Gracias a las imágenes modernas, un CT scan genera un modelo 3D de los huesos en cuestión y luego se envían a la impresora 3D. Esto es lo más parecido a una réplica de los huesos reales del paciente.

Si no ha visto una impresora 3D antes en acción, es sorprendente ver cómo construye la réplica, capa de hueso por capa, miles de pasadas más tarde, para crear el modelo perfecto. Se necesitan horas y horas para crear cada réplica, pero los resultados son bastante alucinantes. Una vez que los huesos se imprimen en la impresora 3D, el médico puede estudiar el caso y planificar con precisión la cirugía. Es interesante ver porque, por ejemplo, si la cabeza humeral del paciente está deformada, eso es lo que reflejará el modelo impreso en 3D. De esa manera, el médico puede medir y determinar dónde se realizarán los cortes, exactamente dónde se colocarán los implantes y cómo hacer que sea más anatómico para que el paciente recupere la mayor movilidad posible y todo esto es realizado antes de la cirugía o después, para estudiar la recuperación y el resultado postoperatorio.

Una cosa interesante de estas impresoras es que para imprimir un objeto en 3D, necesitan construir una estructura de soporte, para que no se colapse mientras se imprime. Es como usar andamios para un edificio durante la construcción. Una vez que se imprime la réplica del hueso, sale con todos estos soportes que se imprimen de un material diferente. ¿Cómo se deshacen de él? ¡La solución más inteligente que existe, son solubles en agua! Simplemente coloque los huesos recién impresos en agua y en poco tiempo, todo el material utilizado para andamios se disuelve por completo.

La cabeza y la escápula humerales impresas en 3D se pueden usar para planificar la cirugía

La práctica hace la perfección

Este es un cambio de juego en el mundo de la cirugía ortopédica. Con esta tecnología, los médicos pueden crear una réplica exacta de los huesos en los que van a operar. Lo veo como el equivalente de un simulador de vuelo para médicos. ¿Sabes cómo los pilotos pueden practicar durante horas y horas sin volar el avión real? Planificar una cirugía con un modelo 3D también puede reducir el tiempo en la sala de operaciones ya que el médico ya ha ensayado esta misma cirugía específicamente.

¿Cuáles son los resultados del paciente?

Según el Dr. Uribe, el equipo del Instituto está ejecutando diferentes proyectos de investigación para determinar la mejor manera de utilizar la impresión 3D, pero creo que al poder planificar y practicar en un modelo 3D, el médico será más eficiente durante el procedimiento real, todas las medidas se realizan con precisión tanto para la cirugía como para cualquier implante y todos los pasos necesarios se han ensayado anteriormente. La palabra es previsibilidad. Al final, los pacientes hablan por sí mismos y si su movimiento del hombro se restablece lo más anatómicamente posible, la impresión 3D hizo su trabajo, con un poco de ayuda de los médicos por supuesto. 😉