El Infusionarium

Haciendo sonreir a los niños mientras reciben quimoterapia

tecnologia quimoterapia

3, 2, 1 … en vivo! Los niños estaban sentados en sillones moradas grandes mirando la pantalla gigante. De repente, dos mujeres jóvenes sonrieron y extendieron un saludo entusiasta al público de niños. Estaban transmitiendo en vivo desde el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en el fondo se podía ver una réplica del Mars Curiosity Rover. En la audiencia estaban los niños que reciben tratamiento de quimioterapia para el cáncer en el piso de Oncología Pediátrica del nuevo Instituto de Cáncer de Miami. La sala se llama Infusionarium, una creación de un antiguo Disney Imagineer y un Oncólogo Pediátrico que le pone al proceso de tratamiento de quimoterapia del cáncer para niños y adolescentes una gran sonrisa.

El tratamiento de quimioterapia puede ser una experiencia traumática para los adultos, imagínate para los niños. Los niños están sentados durante horas con una aguja insertada con una bolsa de líquidos durante horas a la vez.

El Infusionarium fue creado para cambiar esa percepción. No parece en absoluto como una habitación de hospital con sus colores brillantes y pantalla gigante. Parece más bien pertenecer a un parque temático, pero el propósito principal es utilizar estas tecnologías para ofrecer a los niños experiencias que les permitan sentirse mejor mientras esperan pacientemente y son tratados.

La pantalla gigante permite una experiencia de inmersión en vivo donde los niños pueden hacer preguntas e interactuar con sus anfitriones en una atmósfera que promueve la curación. Con esta tecnología, los niños ya no sienten que están tomando quimioterapia, pueden sentirse como si estuvieran en cualquier parte del mundo. Estas experiencias de curación únicas e interactivas llevan a los pacientes jóvenes a una visita virtual a lugares que los inspiran y entretienen mientras están siendo tratados. En sólo unos minutos, los niños pueden pasar de sentirse ansiosos sobre su tratamiento a distraerse mientras aprenden sobre el espacio u otro tema de interés.

“Esto es algo que ayuda a los niños a tener menos náusea durante el tratamiento, ¡las familias me dicen que sus hijos quieren venir a recibir su quimioterapia!” dijo Doured Daghistani, Director Médico de Oncología Pediátrica del Miami Cancer Institute.

Hasta ahora, los pacientes jóvenes del Instituto de Cáncer de Miami han compartido experiencias en vivo con Ron Magill, el experto en vida silvestre del Zoo Miami, donde mostró un búho real, un cocodrilo, Fat Boy; un rinoceronte, una iguana y Slither; un pitón gigante amarillo birmano que tomó a 3 personas para cargarlo. Los niños estaban extáticos durante toda la sesión y parecía que era tan divertido como visitar el zoológico en ese mismo instante.

Visité la sesión interactiva donde el Dr. Moo Cooper, un ingeniero de protección planetaria y Amanda Steffy, una ingeniera de sistemas para el Mars Curiosity Rover conectaron en vivo desde Pasadena, California para hablar sobre el robot y toda la ciencia interesante que lo hizo posible. Ellos contaron la historia de cómo el rover fue enviado al planeta rojo, los desafíos del viaje e incluso cómo tuvieron que rediseñar las ruedas para que pudiera atravesar el terreno marciano. Los niños estaban interesados ​​en las partes más únicas de sus trabajos y le hacían muchas preguntas. A lo largo de todo, estaban haciéndoles preguntas a los niños e interactuando con ellos en una sesión llena de diversión que ni ellos ni sus padres y familiares en la habitación pronto olvidarán.

Comentarios Facebook